Un día en Bangkok, mi propuesta

El artículo es mi experiencia de un día, una propuesta en la que podrás ver los tres templos principales el Grand Palace, el Wat Pho y el Wat Arun, conocerás el Buda Esmeralda y el famoso Buda Recostado, recorrerás el canal en barco y terminaras en la mítica y altamente conocida Khao San Road. Una propuesta que espero disfrutes de la misma manera que yo hice. Te lo escribo tal cual lo anoté ese mismo día, viajar solo es lo que tiene, llevas tu libreta y cuando te apetece descansar buscas cualquier sitio cómodo, te sientas y empiezas a escribir.

Las 10:00 de la mañana y ya estoy roto, ha pegado el sol de lo lindo y mi paseo mañanero hasta el centro de la principal actividad turística de Bangkok ha pasado factura. Me encuentro sentado, observando y rodeado de una amplia variedad de personas que han venido a lo mismo que yo. Estoy en el El Gran Palacio uno de los símbolos más emblemáticos de la ciudad. Su construcción se inicia en 1782 y tiene una extensión de más de 200.000 metros cuadrados. Consiste en un conjunto arquitectónico de extraordinaria belleza que sirvió como residencia oficial del Rey de Tailandia desde el siglo XVIII hasta mediados del siglo XX.  Consta de un recinto amurallado con varios Templos en su interior. Todo el conjunto de salas y edificios  que lo componen son un ejemplo de la Historia, Cultura y Religión del pueblo Tailandés.

Me dispongo a pasar al magnífico Wat Phra Kaeo, un tesoro escondido del arte tailandés y el hogar del Buda Esmeralda, la imagen de Buda más venerada en Tailandia que se encuentra en el corazón del complejo. Es necesario descalzarse y vestir con corrección.

 

La entrada al palacio es de 200 baht e incluye la visita a la Mansión Vimanmek y al Pabellón de Monedas. El complejo está abierto todos los días desde las 8 y media de la mañana hasta las 3 y media de la tarde, excepto en días especiales designados para ceremonias reales. En las inmediaciones existen oficinas de cambio de moneda lo que antes de entrar me ha servido de gran ayuda, dado que solo disponía del pequeño cambio económico que realice al llegar al aeropuerto de la ciudad.

 El trayecto hasta el inicio de mi visita turística en Bangkok lo he realizado en barco. Es un buen sistema de transporte. Existen multitud de embarcaciones, yo he cogido el Chao Phraya boat una embarcación que se mueve a lo largo del canal y que tiene diversas paradas en los puntos principales de la ciudad. Es muy utilizado por los tailandeses, identificarlo ha sido fácil lleva una  bandera naranja y el precio es de 15 bath. La parada al Grand Palace  se llama  Maharaj Pier y al  Wat Pho  y al Wat Arun es Tha Tien Pier. Los barcos de esta compañía que no llevan bandera naranja son los turísticos, en estos se puede adquirir un billete  que permite viajar durante todo el día, yo he decidido utilizar  los de bandera naranja y pagar cuando lo necesito.

Salir del Palacio Real y recibir innumerable ofertas de conductores de tuc tuc se que va a ser lo normal, suponen, si  acepto, un pequeño inconveniente, ya que me ofrecen por 10 bath acercarme a los puntos turísticos y nada mas lejos de la realidad pues lo que me parece que obtendré será un largo paseo por Bangkok hasta tiendas donde ellos conseguirán una pequeña comisión por llevarme. Se que no ocurre nada pero me retrasara el día y sobre todo, seguramente me pondrá de mal humor, dicho y hecho, al salir lo que ya me habían contado, por tanto sonrisa en la boca y gesto de no interesar al canto. Prefiero dar un pequeño paseo hacia el Wat Pho que esta justo detrás del Palacio Real.

La entrada al Wat Pho, es mas agradable que la entrada al Palacio Real debido a que hay menos gente. El Wat Pho o Wat Phra Chetuphon, es el más grande y antiguo wat (templo) en Bangkok, fue construido en el siglo XVI durante el período Ayutthaya y luego casi completamente reconstruido en 1785 por el rey Rama I. Aquí se encuentra el famoso Buda Recostado, construido en 1832. Este Buda de 46 metros de longitud y 15 metros de altura chapado en oro, con los ojos y los pies incrustados de nácar, rememora la entrada de Buda en el Nirvana. La entrada son 100 bath e incluye una botella de agua como obsequio, eso si, tengo que buscar el punto donde las entregan ya que no te la dan en la entrada.

El Tha Tien Pier  es un puerto donde cojo el ferry que me cruza al otro gran templo de la ciudad, el majestuoso Wat Arun que ya veo desde la orilla. El Tha Tien Pier  tiene un mercado por la mañana en el que se ofrece pescado seco de diferentes clases, también dentro del puerto hay alguna tienda de artesanía donde se pueden encontrar cosas muy interesantes.

Decido comer por la zona, los restaurantes de comida internacional escasean por este distrito, yo casi lo prefiero porque  a mi me gusta la comida thai, paso a un local muy frecuentado y con aire acondicionado cosa que agradezco, la comida me cuesta unos 70 bath y consiste en plato de arroz blanco con pollo, y algo de cerdo frito, delicioso. Por cierto no le digo que sin spici y me lo como a su modo, muchas cosas tiene esta tierra pero desde luego que su picante pica de verdad.

Desde el Tha Tien Pier subo al barco que me cruza  al Wat Arun (Templo del amanecer). Fundado en el período Ayutthaya. El rey Taksin el grande decidió trasladar la capital de Tailandia a Thonburi. Al final de la procesión de la barcaza real, llegó al Wat Arun al amanecer. Por lo tanto llamó a este templo Wat Jaeng, lo que significa el templo del amanecer. Es uno de los monumentos más famosos de Bangkok.

 

De vuelta otra vez a Tha Thien pier decido sentarme en el parque que se encuentra justo al lado. Como tengo hambre compro en los puestos cercanos algunos pinchos de pollo y disfruto de mi cena, el atardecer ha decidido regalarme un agradable momento para los sentidos. Con la luz de sol mas débil y con algo mas de tranquilidad, debido al cese de trasiego en el frenético canal, el templo se  embellece aun mas.

Por la noche y ya que mi hotel está en la zona, voy a dar una vuelta por la ajetreada y ambientada Khao San Road. Siempre transitada por farang (occidentales) es una buena opción ya que me apetece comprar alguna camiseta hippy, a precio muy económico. Simplemente ver el jaleo de la calle con sus innumerables locales, comercios de todas las clases y oferta de económicas Guest Houses merece la pena. En las diferentes Guest Houses se puede dormir realmente barato todo depende del presupuesto con el que cuentes para ese día. En este punto decirte que no hace falta reservar, llegas, buscas unas cuantas opciones, pides ver la habitación porque están acostumbrados y en la que te encaje pues a dormir. Un consejo, si lo podéis hacer en alguna calle algo mas alejada de Khao San Road  mejor, de lo contrario el ruido de los locales nocturnos impedirán el merecido descanso.

En esta calle hay varios sitios que ofrecen música en directo, la verdad es que esta opción les encanta y disfrutar de una cerveza con música en vivo es un plan muy atractivo, a los que os guste veréis la gran oferta que Tailandia tiene en este aspecto.

En fin, una propuesta de día que acaba con una fresquita cerveza singha, música jazz en vivo y mucho thai con botella de whisky y cubo de hielo en la mesa para ir alegrando el espíritu.

Share

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

fap turbo reviews